viernes, 10 de julio de 2009


¿Caíste en la cuenta?


Te pones a pensar alguna vez -¿no es cierto?- en toda la cantidad de cosas que has vivido, son muchísimas, son prácticamente inabarcables, aún por la mas viajera imaginación. ¡Tantos años, tantos meses, tantas semanas, tantos días, tantas horas!
Pero lo más llamativo es que los recuerdos llamados “imborrables”, se garabatean cada vez con más indiferencia, y que millares de otros recuerdos, rara vez son aplaudidos con repudio para que surjan del escenario, porque rara vez pueden ser protagonistas de la escena que en esa actualidad copa tu sinapsis.
Sin embargo, lo único certero, lo único que sentís saber, es que ya ha pasado mucho. Todo este palabrerío ya lo oíste antes, es una trivialidad, más de lo que ya estas harta de escucharte reflexionar. ¿Pero sabías que la peor de las cataratas, es la más eficaz caída en la certeza?
Certeza: Sentís que la vida no anda, ni siquiera gateando, sino que se derrama ya vieja, ya marchita, ya disonante, ya sin más que un poco de algo que es casi una nada.
¡Vaya nueva certeza! Siempre se aprende algo nuevo, ¿no? ¿Nuevo? Esto no es nuevo, esto ya ha dado vueltas en tu cabeza desde hace bastante tiempo. ¿Desde cuándo? No lo sabes, pero sí sabes que hace mucho que está allí, como si estuviera esperando. ¿Esperando qué? ¡¿Esperando qué?!
Quedaste en letargo, otra vez quedaste paralizada; otra vez sin nada, es decir, sin nada delante y sin nada detrás, solo esperando. Pero inesperadamente algo se aparece, una fisura se abrió camino entre tus enigmas, un terremoto sacude al máximo tus frágiles cimientos .
"Damas y Caballeros... Hace su entrada en la escena que en esta actualidad copa tu sinapsis un recuerdo lejano, que se escapó hace tiempo: el “por hacer”. ¿Qué queda por hacer? ¿Qué puedes hacer ahora? ¿Qué puedes hacer en un rato?"
Y así caes de nuevo por la cascada de la certeza, para chocar bruscamente con el futuro, y darte la cabeza contra el filo de las posibilidades que ahora comienzan a inundar tu jardín flotante.
No tardas mucho en sacar cuentas injustas:
- “De lágrimas puede formarse un océano, y en él podemos naufragar. ¿Sabe eso la vida? ¿Sabe que no todos sabemos nadar?”

1 comentario:

sofi dijo...

Me mató el final, y las últimas frases...
Hace mucho que no escribías, juancito. Me pone feliz!
Creo que la vida no lo sabe (con respecto a la última frase), pero porque no necesita saber nada, como nosotros, no? Vida, entendida como Dios que simplemente "es". (si habremos estudiado esto.. jajaja)
Nosotros queremos respuestas, queremos más siempre. Y, ahora que lo pienso, esto sea porque justamente esos recuerdos que uno había impreso de "imborrables", lamentablemente (o tal vez, afortunadamente) se borran. Entonces deseamos vivir nuevas experiencias, que superen las anteriores, que te hagan vovler a sentir las mismas cosas y aún más. Que te descoloquen. Creo que en parte, vivimos para ese "descolocamiento", para vivir el encuentro.

Sabés que tengo ciertas creencias locas inventadas por mi misma, cual axiomas de spinoza pero nada que ver jajajaja !
Y creo que cuando "Sentís que la vida no anda, ni siquiera gateando, sino que se derrama ya vieja, ya marchita, ya disonante, ya sin más que un poco de algo que es casi una nada" es señal de que algo increíble está por suceder.

Es el "tocar fondo", el aburrimiento desparramado, "casi una nada". De ahí se sale, pero también hay que actuar, es uno el que está a cargo de uno y nadie más. Estoy muy modernista últimamente, aguante el cógito, y pienso que uno es acción, sujeto cognocente que tiene que moverse. Me fui al carajo, no?

Todo lo que has vivido es innumerable y va a elevarse al infinito de acá hasta el día en que ya no estemos más aca y los otros nos lloren.

Un besote amigo y gracias por existir.